¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes son moléculas que combaten los radicales libres en el cuerpo.

Los radicales libres son compuestos que pueden causar daño si sus niveles se vuelven demasiado altos en el cuerpo. Estos se vinculan con múltiples enfermedades, incluyendo la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer.

El cuerpo tiene sus propias defensas antioxidantes para mantener los radicales libres bajo control. Sin embargo, los antioxidantes también se encuentran en los alimentos, especialmente en las frutas, verduras y otros alimentos integrales basados en plantas. Varias vitaminas, como las vitaminas E y C, son antioxidantes efectivos.

Antioxidantes en los alimentos

Los antioxidantes son esenciales para la supervivencia de todos los seres vivos. El cuerpo genera sus propios antioxidantes, como el antioxidante celular glutatión.

Las plantas y los animales, así como todas las demás formas de vida, tienen sus propias defensas contra los radicales libres y el daño oxidativo.

Por lo tanto, los antioxidantes se encuentran en todos los alimentos integrales de origen vegetal y animal. El consumo adecuado de antioxidantes es importante. De hecho, nuestra vida depende de la ingesta de ciertos antioxidantes, tales como, las vitaminas C y E.

Sin embargo, muchos otros antioxidantes no esenciales se encuentran en los alimentos. Aunque son innecesarios para el cuerpo, juegan un papel importante en la salud general.

Los beneficios para la salud asociados a una dieta rica en plantas se deben, al menos en parte, a la variedad de antioxidantes que proporcionan.

Las bayas, el té verde, el café y el chocolate negro son conocidos por ser buenas fuentes de antioxidantes.

De acuerdo con algunos estudios, el café es la mayor fuente de antioxidantes en la dieta occidental, pero esto se debe en parte a que el individuo promedio no come tantos alimentos ricos en antioxidantes.

Los productos cárnicos y el pescado también contienen antioxidantes, pero en menor medida que las frutas y las verduras.

Los antioxidantes pueden aumentar la vida útil de los alimentos naturales y procesados. Por lo tanto, se utilizan con frecuencia como aditivos alimentarios. Por ejemplo, la vitamina C se añade a menudo a los alimentos procesados para que actúe como conservante.

Tipos de antioxidantes alimentarios

Los antioxidantes se pueden clasificar como solubles en agua o en grasa.

Los antioxidantes solubles en agua realizan sus acciones en el fluido dentro y fuera de las células, mientras que los solubles en grasa actúan principalmente en las membranas celulares.

Los antioxidantes dietéticos importantes incluyen:

Entre los ejemplos más destacados se encuentran los curcuminoides en la cúrcuma y el oleocantal en el aceite de extra oliva virgen. Estas sustancias funcionan como antioxidantes pero también tienen una potente actividad antiinflamatoria.

¿Debería tomar suplementos antioxidantes?

El consumo de antioxidantes en la dieta es esencial para una salud óptima, pero más no siempre es mejor.

El consumo excesivo de antioxidantes aislados puede tener efectos tóxicos e incluso puede promover, en lugar de prevenir, el daño oxidativo, un fenómeno denominado la «paradoja de los antioxidantes».

Algunos estudios incluso muestran que las altas dosis de antioxidantes aumentan el riesgo de muerte.

Por esta razón, la mayoría de los profesionales de la salud aconsejan a las personas que eviten los suplementos de antioxidantes en altas dosis, aunque se necesitan más estudios antes de llegar a conclusiones sólidas.

Comer muchos alimentos enteros ricos en antioxidantes es una idea mucho mejor. Los estudios indican que los alimentos reducen el daño oxidativo en mayor medida que los suplementos.

Por ejemplo, un estudio comparó los efectos de beber jugo de naranja y agua azucarada, ambos contenían cantidades iguales de vitamina C. Sin embargo, el estudio demostró que el jugo de naranja tenía un poder antioxidante significativamente mayor.

Estos resultados sugieren que los compuestos de los alimentos funcionan de forma sinérgica. Tomar sólo uno o dos nutrientes aislados no tendrá los mismos efectos beneficiosos.

La mejor estrategia para asegurar un consumo adecuado de antioxidantes es seguir una dieta rica en diversas verduras y frutas, junto con otros hábitos saludables.