Electrolitos función en el cuerpo

Los electrolitos están involucrados en muchos procesos esenciales del cuerpo.

Desempeñan un papel en la conducción de los impulsos nerviosos, la contracción de los músculos, nos mantienen hidratado y regulan los niveles de pH en el cuerpo (1, 2, 3, 4).

Por lo tanto, se necesita obtener una cantidad adecuada de electrolitos de nuestra dieta para mantener el cuerpo funcionando como debería.

Este artículo analiza en detalle los electrolitos, sus funciones, el riesgo de desequilibrio y las posibles fuentes.

¿Qué son los electrolitos?

«Electrolito» es el término general para partículas que llevan una carga eléctrica positiva o negativa (5).

En nutrición, el término se refiere a los minerales esenciales que se encuentran en la sangre, el sudor y la orina.

Cuando estos minerales se disuelven en un líquido, forman electrolitos, iones positivos o negativos que se utilizan en los procesos metabólicos.

Los electrolitos que se encuentran en su cuerpo incluyen:

  • Sodio
  • Potasio
  • Cloruro
  • Calcio
  • Magnesio
  • Fosfato
  • Bicarbonato

Estos electrolitos son necesarios para varios procesos corporales, incluida la función adecuada de los nervios y los músculos, el mantenimiento del equilibrio ácido-base y la hidratación.

Electrolitos función en el cuerpo

Los electrolitos son cruciales para mantener el funcionamiento del sistema nervioso, músculos y nuestro entorno interno equilibrado.

Función del sistema nervioso

El cerebro envía señales eléctricas a través de sus células nerviosas para comunicarse con las células del cuerpo.

Estas señales se denominan impulsos nerviosos y se generan por cambios en la carga eléctrica de la membrana de las células nerviosas (6).

Los cambios ocurren debido al movimiento del electrolito de sodio a través de la membrana de las células nerviosas.

Cuando esto sucede, se desencadena una reacción en cadena, moviendo más iones de sodio (y el cambio de carga) a lo largo del axón de la célula nerviosa.

Función muscular

El calcio electrolítico es necesario para la contracción muscular (7).

Permite que las fibras musculares se deslicen juntas y se muevan unas sobre otras a medida que el músculo se acorta y se contrae.

También se requiere magnesio en este proceso para que las fibras musculares puedan deslizarse hacia afuera y los músculos puedan relajarse después de la contracción.

Hidratación adecuada

El agua debe mantenerse en las cantidades adecuadas tanto dentro como fuera de cada célula del cuerpo (8).

Los electrolitos, particularmente el sodio, ayudan a mantener el equilibrio de líquidos a través de la ósmosis.

La ósmosis es un proceso en el que el agua se mueve a través de la pared de la membrana celular desde una solución diluida (más agua y menos electrolitos) hacia una solución más concentrada (menos agua y más electrolitos).

Esto evita que las células revienten por estar demasiado llenas o arrugarse debido a la deshidratación (9).

Niveles de pH internos

Para mantenerse saludable, el cuerpo necesita regular el pH interno (10).

El pH es una medida de cuán ácida o alcalina es una solución. En el cuerpo, está regulado por amortiguadores químicos o ácidos y bases débiles, que ayudan a minimizar los cambios en su entorno interno.

Por ejemplo, la sangre está regulada para mantener un pH de alrededor de 7,35 a 7,45. Si se desvía de esto, el cuerpo no puede funcionar correctamente.

Tener el equilibrio adecuado de electrolitos es fundamental para mantener los nivel de pH en sangre (10).

Desequilibrios de electrolitos y consecuencias para la salud

En algunas circunstancias, los niveles de electrolitos en sangre pueden volverse demasiado altos o bajos, provocando un desequilibrio (11, 12, 13).

Las alteraciones en los electrolitos pueden tener un efecto nocivo en la salud e incluso pueden ser fatales en casos raros (14).

Los desequilibrios de electrolitos a menudo ocurren debido a la deshidratación causada por exceso de calor, vómitos o diarrea. Es por eso que se debe tener cuidado de reemplazar cualquier líquido perdido cuando hace calor o cuando se está enfermo (15).

Algunas enfermedades, como la enfermedad renal, los trastornos alimentarios y las lesiones como quemaduras graves, también pueden provocar desequilibrios de electrolitos (16, 17, 18, 19).

Si tiene una alteración leve de los electrolitos, probablemente no experimentará ningún síntoma.

Sin embargo, los desequilibrios más graves pueden causar síntomas como (20, 21):

  • Fatiga
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Confusión
  • Debilidad muscular y calambres
  • Dolores de cabeza
  • Convulsiones

¿Necesita más electrolitos si suda mucho?

Cuando sudas, pierdes agua y electrolitos, especialmente sodio y cloruro.

Como resultado, períodos prolongados de ejercicio o actividad, particularmente en el calor, pueden causar una pérdida significativa de electrolitos.

Se estima que el sudor contiene alrededor de 40 a 60 mmol de sodio por litro en promedio (22).

Pero la cantidad real de electrolitos perdidos a través del sudor puede variar de persona a persona (23, 24).

En los EE. UU., La ingesta máxima recomendada de sodio es de 2300 mg por día, lo que equivale a 6 gramos o 1 cucharadita de sal de mesa (25).

Dado que alrededor del 90% de los adultos estadounidenses consumen mucho más que esto, la mayoría de las personas no necesitan reemplazar el sodio perdido por el sudor (26).

Sin embargo, ciertas poblaciones, como los atletas de resistencia que hacen ejercicio durante más de dos horas o los que hacen ejercicio en condiciones de calor extremo, pueden considerar beber bebidas deportivas enriquecidas con electrolitos para reemplazar sus pérdidas (27).

Para todos los demás, es suficiente obtener la cantidad normal de sodio de los alimentos y el agua potable para mantenerse hidratados.

Fuentes dietéticas de electrolitos

La mejor manera de alcanzar y mantener el equilibrio de electrolitos es mediante una dieta saludable.

Las principales fuentes alimentarias de electrolitos son las frutas y verduras. Sin embargo, en la dieta occidental, una fuente común de sodio y cloruro es la sal de mesa.

A continuación se muestran algunos alimentos que proporcionan electrolitos (28 , 29, 30):

  • Sodio: alimentos en escabeche, queso y sal de mesa.
  • Cloruro: sal de mesa.
  • Potasio: frutas y verduras como plátanos, aguacate y camote.
  • Magnesio: Semillas y frutos secos.
  • Calcio: productos lácteos, alternativas lácteas fortificadas y verduras de hoja verde.

Los electrolitos como el bicarbonato se producen naturalmente en el cuerpo, por lo que no necesitas preocuparte por incluirlos en la dieta.

¿Debería complementar la dieta con electrolitos?

Algunas personas beben agua con electrolitos o se suplementan con electrolitos como sodio y calcio para asegurarse de que obtienen lo suficiente.

Sin embargo, una dieta equilibrada que incluya fuentes de electrolitos debería ser suficiente para la mayoría.

Por lo general, el cuerpo puede regular los electrolitos de manera eficiente y mantenerlos en los niveles adecuados.

Pero en algunas circunstancias, como durante episodios de vómitos y diarrea donde las pérdidas de electrolitos son excesivas, podría ser útil complementar con una solución de rehidratación que contenga electrolitos (31).

La cantidad que necesitarás consumir dependerá de tus pérdidas.

También ten en cuenta que, a menos que tengas niveles bajos de electrolitos debido a pérdidas excesivas, la suplementación puede causar niveles anormales y posiblemente enfermedades (32).

Resumen

Los electrolitos son minerales que llevan una carga eléctrica cuando se disuelven en agua.

Son vitales para el sistema nervioso, los músculos y para mantener un entorno corporal óptimo.

La mayoría de las personas satisfacen sus necesidades de electrolitos mediante una dieta equilibrada, aunque puede producirse un desequilibrio si está deshidratado debido a una enfermedad o al exceso de calor.

Si sospecha que tiene un desequilibrio electrolítico, hable con su médico.

Deja un comentario

ACEPTA NUESTROS TÉRMINOS DE PRIVACIDAD

Nutricionpro.org utiliza cookies con el objetivo de que el sitio funcione de la mejor manera. Teniendo esto en cuenta, debemos resaltar que en ocasiones instalamos en los dispositivos de los usuarios pequeños ficheros de datos, conocidos como cookies.

Estos datos nos ayudan a mejorar la experiencia del sitio y ha mostrarle al usuario publicidad personalizada. Para obtener más información, recomendamos leer nuestra Política de privacidad.