Nutrientes de la lechuga romana

Robusta, crujiente y cargada de nutrición, la lechuga romana es súper famosa por aparecer en casi todos los platos de ensalada verde. La lechuga romana es conocida por sus beneficios nutricionales y su sabor neutro.
También es baja en calorías, azúcar y carbohidratos. Pero, es alta en vitaminas y minerales.

Propiedades y nutrientes de la lechuga romana

La lechuga romana tiene unas 8 calorías y de 1 a 2 gramos de carbohidratos por taza (1).
Aunque es baja en fibra, es alta en minerales, como calcio, fósforo, magnesio y potasio. Es naturalmente bajo en sodio. Además, la lechuga romana está llena de vitamina C, vitamina K y folato, también es una buena fuente de betacaroteno un tipo de pigmento en las plantas, que se convierte en vitamina A en el cuerpo.
1 taza Lechuga romana, cruda, contiene:

  • Calorías 8 calorías
  • Hidratos de carbono 1,5 g
  • Fibra 1 g
  • Proteína 0,6 g
  • Grasa total 0,1 g

Los nutrientes de la lechuga romana proporcionan múltiples beneficios para la salud:

  • La vitamina C. Ayuda al sistema inmunológico, es alta en antioxidantes y ayuda a mantener los huesos y los dientes fuertes.
  • El calcio. Es necesario para la construcción y el mantenimiento de los huesos, la función muscular, la función nerviosa y la coagulación de la sangre.
  • La vitamina K. También es necesaria para la coagulación de la sangre. Trabaja junto con el calcio para prevenir la pérdida de minerales en los huesos y las fracturas debidas a la osteoporosis.
  • La vitamina A (del betacaroteno). Es un nutriente vital, necesario para la salud. Como antioxidante, la vitamina A apoya el crecimiento celular y la salud reproductiva. También ayuda a mantener el corazón, los riñones y los pulmones. La vitamina A también ayuda a los ojos.
  • El folato. Es una vitamina B, que apoya la división celular, la producción de ADN y el material genético. La deficiencia de folato en las mujeres embarazadas puede provocar complicaciones en el embarazo, incluyendo el nacimiento prematuro, el bajo peso al nacer o el defecto de nacimiento de la espina bífida. El fósforo trabaja con el calcio para construir huesos y dientes fuertes.
  • El magnesio. Ayuda a las enzimas a funcionar y relaja los músculos del cuerpo. Trabaja con el calcio para construir tejido.
  • El potasio. Es un electrolito que ayuda al corazón a latir regularmente. Apoya la función nerviosa y ayuda a que los músculos se contraigan normalmente. El potasio también ayuda a las células a moverse y a utilizar los nutrientes de manera eficiente. Minimiza el impacto negativo del sodio (sal) en el cuerpo.

ACEPTA NUESTROS TÉRMINOS DE PRIVACIDAD

Nutricionpro.org utiliza cookies con el objetivo de que el sitio funcione de la mejor manera. Teniendo esto en cuenta, debemos resaltar que en ocasiones instalamos en los dispositivos de los usuarios pequeños ficheros de datos, conocidos como cookies.

Estos datos nos ayudan a mejorar la experiencia del sitio y ha mostrarle al usuario publicidad personalizada. Para obtener más información, recomendamos leer nuestra Política de privacidad.